lunes, 20 de enero de 2014

El "crimen" de Cuenca

Vamos a explicar un vodevil basado en hechos reales. Los protagonistas de la trama son el tonto del pueblo, una guardia civil de capa, tricornio y sopapo fácil, los prejuicios de una comunidad cerrada y un juez terco como una mula. Todos ellos arruinaron las vidas de dos personas (y sus familias), y de paso, enfrentaron a dos pueblos. Fue el llamado “Crimen de Cuenca”, y el entrecomillado es muy necesario como pronto vas a leer.
"El Cepa", junto a otros vecinos de su pueblo
Situémonos en un caserío llamado "el palomar de la Virgen de la Vega", a medio camino de los pueblos conquenses de Tresjuncos y Osa de la Vega. En él trabajaba un pastor, corto de estatura y de entendederas, llamado José María Grimaldos (en adelante, "el Cepa"). No era el único asalariado del caserío, también estaban el mayoral León Sánchez, y el guarda Gregorio Valero. Estos dos últimos se mofaban del "Cepa" dia sí y dia también.

El 21 de agosto de 1.910, "el Cepa" desapareció de manera súbita y sin dejar rastro. La familia sospechó inmediatamente de Sánchez y Valero, acusándoles de haber llevado el acoso demasiado lejos, e incluso denunciándolos en el juzgado por el hipotético asesinato, sin cuerpo y sin pruebas. El recelo aumentaba aún más porque los dos acusados eran de Osa de la Vega, y "el Cepa" de Tresjuncos, poblaciones políticamente enfrentadas pese a estar separadas por menos de diez kilómetros: Osa votaba a la derecha, y Tresjuncos, a la izquierda.
El caserío, en una imagen de la época
Pasaban los meses, y el "Cepa" no aparecía. Coincidiendo con la llegada de un nuevo juez, la familia insistió en la teoría del asesinato. El nuevo magistrado les dio crédito, y ordenó la detención de Gregorio y León.

La Guardia Civil, presionada por el juez, inflingió terribles torturas a los dos presos para conseguir una confesión. Tal fue el padecimiento, que acabaron confesando un crimen inventado. Tras un juicio plagado de irregularidades y flecos sueltos, fueron condenados a 18 años de cárcel.

En julio de 1.925, y a raíz de un decreto extraordinario de indulto, los dos reos quedaron libres tras pasar 12 años entre rejas. En Osa fueron recibidos con hostilidad, los vecinos no querían saber nada de los dos “asesinos”.

Un año después, el cura de Tresjuncos recibió una petición de la parroquia del pueblo de Mira, en el otro extremo de la provincia; nada extraordinario, tan solo una partida de nacimiento para poder celebrar un casamiento. Lo increíble del asunto era que el casamentero en cuestión no era otro que José María Grimaldos, "El Cepa".

Efectivamente, “El Cepa” había reaparecido de la nada, sin explicar el porqué de su fuga. Únicamente dice que le dió “un barrunto” y que quería empezar una nueva vida lejos del pueblo sin decirlo a nadie, ni siquiera a su familia.

Gregorio Valero murió en 1.960, con 60 años, mientras era operado de apendicitis. Está enterrado en el cementerio de la Almudena, en Madrid.
León Sánchez falleció con 83 años. Está enterrado en Villaescusa de Haro, cerca de Osa de la Vega, donde había rehecho su vida.
José Maria Grimaldos “el Cepa” se marchó a algún lugar indeterminado de la Comunidad Valenciana, ganándose la vida como vendedor de lotería. No se sabe cuándo murió o dónde está enterrado.
Juan Taboada, sargento de la Guardia Civil y responsable de las torturas, fue perseguido, localizado y finalmente asesinado por las milicias republicanas el 20 de agosto de 1.936, en Pozorrubio de Santiago.
Mientras me documentaba sobre este caso, descubrí que los restos del cortijo donde nació esta rocambolesca historia están visibles, si sabes hacia dónde hay que mirar...

Está situado entre Osa de la Vega y Tresjuncos, coronando una pequeña loma y rodeado de campos de cereal.
 

8 comentarios:

  1. Yo he visto la pelicula, ¡¡¡pero nada que ver de como tu nos la cuentas!!!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A grandes rasgos, la película sigue la historia... Luego están las "licencias" del guión, claro.

      Una vez más, gracias por tu seguimiento! Saludos y nos vemos en la carretera.

      Eliminar
  2. Yo habia oido hablar. Pero no sabi como habia sido esa historia.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí por el seguimiento! Saludos y buena ruta...

      Eliminar
  3. "El crimen de Cuenca" casi ya es una frase hecha y se nos olvida el origen, esta bien esto de recordar su origen.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos de vuelta y gracias por el seguimiento, Cristalines!

      Eliminar
  4. Buenas no creo q gregorio muriese en 1960 a no ser que cometiera el «no asesinato» con 10 años

    ResponderEliminar
  5. Buenas no creo q gregorio muriese en 1960 a no ser que cometiera el «no asesinato» con 10 años

    ResponderEliminar