lunes, 27 de enero de 2014

Estación de Torralba


Torralba del Moral es un pequeño núcleo de 53 habitantes, perteneciente a Medinaceli (Soria); la autovía A-2 pasa cerca del lugar, pero la pedanía no parece ser merecedora de un cartel que la señalice, así que lo más normal es que pases de largo. Torralba está en medio de ninguna parte, y precisamente por esa circunstancia acoge una estación ferroviaria que se construyó con una pretensión de grandeza de la que nunca se vio satisfecha.


En el año 1.862, Torralba veía pasar de largo los trenes que circulaban entre Madrid y Barcelona, ya que no había estación que detuviera los convoyes. Esta circunstancia cambió en 1.892, cuando la inauguración de la línea que comunicaba precisamente Torralba con Soria convirtió de la noche a la mañana a este tranquilo sitio soriano en un empalme troncal de la línea más importante del país, con otra que aspiraba a serlo. En 1.904 se construyó la actual estación.

Sin embargo, las expectativas depositadas en la línea de Soria no se vieron cumplidas: el pasaje que se esperaba hacia y desde la ciudad castellanoleonesa era magro, y aún más cuando los escasos pasajeros en tránsito no tenían hotel ni fonda que les guareciera en Torralba...


Hoy en día, la línea de Torralba es el único camino férreo de la provincia de Soria, de vía única sin electrificar, y que se mantiene en funcionamiento porque la junta de Castilla y León inyecta un dinero que equilibra la deficitaria gestión económica. El ramal Madrid-Barcelona es de doble vía electrificada, y desde la inauguración del vecino AVE, se utiliza básicamente para mercancías y trenes regionales. Quién lo ha visto y quién lo ve.


Muestra de la dejadez de la estación es el camino de acceso, una incómoda pista de piedras picudas,y el colofón de un angosto túnel por el que no cabe nada más grande que un turismo.



La estación presenta un diseño de lo más peculiar: para poder dar servicio a los dos ramales de vías, el edificio tiene forma de “U” abierta.


Hay unos pasos subterráneos que comunican los ocho andenes del ramal Madrid-Barcelona. En los alrededores se pueden ver las viviendas de los trabajadores, almacenes, y una subestación eléctrica.


La estación tiene todas las puertas cerradas a cal y canto. Hay un operario trabajando, pero es un puesto meramente técnico: no hay despacho de billetes, ni tan siquiera un panel con los horarios.


Queda algún “recuerdo” de tiempos pasados, como esta tubería de agua para alimentar las locomotoras de vapor:


El accidente del TALGO

El 16 de julio de 1.980, un tren TALGO procedente de Barcelona chocó contra un convoy de contenedores que estaba parado en la entrada de la estación de Torralba. 17 personas perdieron la vida, entre ellos el interventor y el maquinista del TALGO. La causa del accidente fue un “apagón” de las señales luminosas, provocado al parecer por la fuerte tormenta que caía en aquel momento.
Fuente: Vespa Pop80

El tren TALGO debería haber entrado a a la estación por la vía principal, pero a causa del apagón semafórico, los cambios de agujas volvieron automáticamente a su posición anterior, es decir, a la vía secundaria, donde en aquel momento estaba parado el convoy de mercancías.
Fuente: Vespa Pop80

Las tareas de rescate de las víctimas fueron dificultosas, y los Land-Rovers de la Guardia Civil cargaban los heridos para acercarlos por un camino embarrado hasta la carretera N-II. Tantos fueron los heridos, que no había suficientes ambulancias, y muchos particulares ofrecieron sus coches para trasladar a las víctimas menos graves. 
 

Todas las fotografías del accidente han sido extraídas del blog "Vespa Pop 80": su administrador es precisamente el autor de las instantáneas.
Lugar del accidente, hoy
Saludos y buena ruta!

4 comentarios:

  1. Para hacer las cosas, asi, como tus las haces,
    bien docuementado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como mínimo, siempre se intenta... Aunque nunca lo llegaremos a saber todo! ;-)

      Saludos y nos leemos!

      Eliminar
  2. Una pequeña corrección, el punto del accidente es un poco más adelante justo en el puente del rió y la topera del final de vía, Tienes que dejar el andén y andar unos 200 metros. por otro lado soy un gran aficionado al ferrocarril y la fotografía y tengo la suerte de conocer desde hace cuatro décadas este poblado ferroviario en el cual tengo una casa desde hace años y te puedo decir que tu descripción roza la perfección, mis felicitaciones por tu narración y tus fotografías

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vicente, tomo nota de la corrección, y muchas gracias!!
      También agradezco mucho tus halagos, y más viniendo de alguien que ya era conocedor del tema expuesto, prueba de fuego a la que tarde o temprano se ha de enfrentar el bloguero aficionado.
      Un abrazo y nos leemos!

      Eliminar