sábado, 14 de noviembre de 2015

Las maquetas de Don Diego

Escribir es para mí una afición de lo más estimulante, un canal para verbalizar sensaciones, sentimientos…


Cualquiera es capaz de escribir, teniendo siempre en cuenta que, si lo haces público, serà como ponerse "panza arriba", y exponerte a la indiferencia, el reconocimiento o la hostilidad ajena, sobre todo si lo vuelcas en un blog, donde el anonimato induce a los excessos; cada entrada en un blog es como un mensaje dentro de una botella y tirado al mar, nunca sabes hasta dónde llegarà.


La cuestión es que, de vez en cuando, alguien pesca esa botella, lee el mensaje... y te da acuse de recibo. Esto fue lo que pasó con Diego Alonso Melero, al que podría presentar como “un jubilado”, si no fuera porque el término le queda tan ancho como el calzoncillo de un luchador de sumo.


Diego no hace ascos a las nuevas tecnologías: se mantiene en la cresta de la ola del progreso, y desde su PC tira la caña en los mares de Internet… hasta que un día encontró una de mis crónicas de Ferrocarriles, concretamente la del “Carrilet”de Manresa a Guardiola de Berguedà.


Mientras yo utilizaba la palabra, Diego trabajaba la madera para llegar al mismo resultado: plasmar el amor a un ferrocarril. Casi de memoria, construyó una maqueta del “carrilet”.



El “carrilet” no es la única maqueta que hay en este sótano: otras muchas creaciones, siempre en madera, están apiladas en los rincones de la estància, ideas que un día aparecieron en su cabeza, y posteriormente tomaron cuerpo a base de paciencia, constancia y mucha maña: que no esperen a Diego en los bares, tiene lío de sobra con su afición.





Llega la hora de marchar: “alguien debería ver todo esto”, le digo; él se muestra de acuerdo, pero todavía le gustaria más que los críos se aficionaran al maquetismo “y retiraran un rato la vista de las consolas de videojuegos”.



Saludos y buena ruta!

3 comentarios:

  1. Buah!!!! Que recuerdos cuando trabajaba con mis abuelos y daban clases de marquetería!
    El tren y la noria le gustaría a Erik (mi principito) ��

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí le encantarían al peque, Diego es un apasionado del oficio y seguro que de buena gana fabricaría unos cuantos "juguetes" más sólo para hacer felices a los crios...
      Besotes y recuerdos!

      Eliminar
  2. Buah!!!! Que recuerdos cuando trabajaba con mis abuelos y daban clases de marquetería!
    El tren y la noria le gustaría a Erik (mi principito) ��

    ResponderEliminar