martes, 24 de junio de 2014

Valladolid-Ariza

En la historia ferroviaria de España, es bien conocida la fecha del uno de enero de 1985, por ser la del cierre de miles de kilómetros de líneas de tren consideradas "deficitarias"; la que comunicaba la ciudad de Valladolid con Ariza (Zaragoza) fue una de ellas.


Inaugurada en 1.895, esta línea constituía un “atajo” transversal en la circulación de trenes que circulaban de Este a Oeste sin pasar por Madrid. El recorrido total de la Valladolid-Ariza era de 254 kilómetros.

En los años de la Guerra Civil, esta línea discurría íntegramente dentro del área "nacional", por lo que fue muy utilizada para transportar tropas y material militar. Por esa misma razón, resultó intacta de sabotajes, por lo que su puesta en marcha tras la contienda fue instantánea.

Paradójicamente, la línea siempre estuvo al margen de las obras de modernización: hasta el día de su muerte (o más bien "asesinato"), siempre fue de vía única y sin electrificar.


La línea fue clausurada para viajeros el 1 de Enero de 1.985; aún tuvo un epílogo de 10 años para la circulación de mercancías. El último tren circuló el día que la Valladolid-Ariza cumplía 100 años.

Y aunque ya no pasan trenes, las estaciones, puentes y raíles continúan allí, tal vez con la esperanza cada vez más remota de un "renacimiento", o tal vez por la desidia de una institución que no quiso invertir un céntimo más en su definitivo desmantelamiento. Sea como sea, y aunque sea por carretera, volveré a recorrer esta línea, silencioso monumento a otra manera de vivir y viajar.

Comienzo el viaje en uno de los extremos, Valladolid. La estación de La Esperanza es el único superviviente "vivo" de la Valladolid-Ariza, ya que este ramal de pocos kilómetros es utilizado por la fábrica Renault para transportar los Captur y los Twizy que ensambla para el mundo entero.
 
Valladolid-La Esperanza
Salgo de Valladolid por la carretera de Soria, una recta "de tiralíneas". Las vías del tren, ahora sí abandonadas, se mantienen paralelas al asfalto, discurriendo entre un inacabable bosque de pinos.
Quintanilla de Onésimo
Sardón de Duero
Tudela de Duero
Hago noche en la Excelentísima Villa de Peñafiel. Aprovecho para repostar en una gasolinera de las afueras; le pregunto a la empleada dónde está la estación, y no sabe decírmelo. La gasolinera está en la calle Estación, y el edificio ferroviario está efectivamente a unos 200 metros, así es como parte de la sociedad ha borrado de su vida al tren.










La estación de Aranda de Duero, ha sido acondicionada como museo ferroviario, que funciona con mucho amor y poco dinero... Una locomotora “Pato” del AVE me da la bienvenida, ¿pero qué hace una chica como tú en un sitio como éste?





La puerta de la estación/museo está abierta, entro a husmear con cara de buen chico que no busca problemas. En un cobertizo hay un anciano trasteando en viejos cachivaches ferroviarios; resulta ser uno de los voluntarios de la “Asociación Arandina de Amigos del Tren”, entidad que mantiene el museo en un estado admirable.


Berlanga de Roa

Roa de Duero:

Castrillo de la Vega:


Aranda de Duero:






Puente en las inmediaciones de Vadocondes:


Langa de Duero:


Justo antes de entrar en San Esteban de Gormaz por la carretera de Villálvaro, la vía atraviesa perpendicularmente el asfalto... Hace mucho tiempo, cuando todavía circulaban los trenes, alguien decidió que esta carretera era lo suficientemente importante como para justificar la supresión del paso a nivel, así que empezaron las obras para hacerla pasar por encima; el anunciado cierre de la línea provocó la suspensión de las obras, quedándose allí los pilares del paso elevado como un monumento a la imprevisión…




Otra curiosidad de la línea es la cantidad de elementos que todavía conserva, como señales de indicación, semáforos "mecánicos", e incluso los antiguos postes telegráficos:




Osma-La Rasa:




Coscurita tiene otra de esas estaciones sobredimensionadas, al ser cruce de caminos con la línea Soria-Torralba. Permanece operativa, aunque cerrada a cal y canto.






Duele ver la diferencia entre los relucientes raíles del Soria-Torralba, y el rastro agonizante de la Valladolid-Ariza.
 
El sendero que se abre a la izquierda corresponde al difunto trazado de la Valladolid-Ariza


Un automotor diesel me sorprende por la espalda: este avistamiento es casi una sorpresa, ya que la línea Soria-Torralba también agoniza con una circulación de trenes casi anecdótica...
Ahí viene...
...y allá va, camino Soria.
Al ser estación de trasbordo, Coscurita contaba con una fonda que hacía las funciones de "local social". Actualmente, de la fonda sólo quedan los escombros…


Una última curiosidad de Coscurita: en los años previos a la guerra Civil, el jefe de estación era Manuel Sanz Domínguez, persona de profundas convicciones religiosas que empleaba sus ratos muertos en "evangelizar" a los pasajeros en tránsito que se encontraba por las instalaciones. Tal fue su fama que empezaron a conocerle como San Manuel. Se incorporó a la orden católica de San Jerónimo, y durante la guerra civil, fue detenido, y ejecutado en Paracuellos del Jarama. El año pasado, el Papa lo beatificó, y no son pocos los ferroviarios que piden que San Manuel sea su nuevo patrón.


Dejo la carretera Nacional, y también el río Duero, para seguir una carretera presuntamente comarcal, pero con un asfaltado y trazado magnífico. Poco antes de llegar a Ariza, “salto” la A-2, y a través de unos caminos, llego al punto preciso en el que la Valladolid-Ariza se funde con la línea Madrid-Barcelona.
 
Mirando a Ariza
Un tren regional me ganó la espalda...
Mirando hacia Valladolid. Así de sencillo es señalizar que se acaban las vías...

Hasta la llegada del AVE, la Madrid-Barcelona era la línea más transitada del país. Actualmente, ha quedado relegada al tránsito regional, y también de mercancías, “heredando” una majestuosa infraestructura de doble vía electrificada:


Al fondo, Ariza…


En la estación de Ariza, estaciono junto a la topera que señala simbólicamente el final del Valladolid-Ariza.


Saludos y buena ruta!

4 comentarios:

  1. Muy interesante viaje. Felicidades. cuando pueda te imitaré.
    Una observación: El Shanghái se llamaba al Rías Bajas- Barcelona que iba León- Venta de Baños, Logroño, Zaragoza....
    Esta línea acogía el tren Salamanca-Barcelona, te lo digo porque ambos me ha tocado cogerlos bastantes veces
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la corrección, a veces se me cuelan "gazapos" como este, cosas de aficionados...
      Saludos y gracias por tu seguimiento!

      Eliminar
  2. Gracias por el reportaje. ¡Esperemos que se reabra y nunca sea una inútil "vía vereda" de esas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La reapertura es difícil, por culpa de eso que algunos llaman "progreso", pero no nos rendiremos a la esperanza de volver a ver circular trenes que lleven menos prisas y más vida.
      Gracias por el seguimiento, un saludo!

      Eliminar