lunes, 21 de julio de 2014

Santuario de Lord

En Cataluña, una de las carreteras más atractivas para divertirse en moto es la C-462, que une Solsona con Sant Llorenç de Morunys pasando por la presa de la Llosa del Cavall. Creada en su momento para servir a las instalaciones del pantano, presenta un asfalto de buena calidad, recorrido endiabladamente retorcido, y unas vistas espectaculares, puro prepirineo en poco más de 20 kilómetros de montaña rusa.


Una de las paradas habituales, aproximadamente a medio camino, es la zona de estacionamiento de la presa de la Llosa del Cavall. Desde aquí, tenemos una buena perspectiva de la pared del pantano por un lado, y del propio pantano y la Sierra de Lord por el otro.


En una de las cimas que se asoman al embalse, una edificación religiosa preside el paisaje; se trata del Santuario de Lord, documentado desde el siglo X, y con una larga historia de saqueos, bandidaje, destrucciones y reconstrucciones.
 
El santuario de Lord: cuesta verlo ahí arriba, pero está...
Después de varios años de ver la silueta del santuario allí en la cima de la montaña, hoy finalmente nos acercaremos para presentarnos formalmente.

A las afueras de Sant Llorenç de Morunys, y bifurcándose de la LV-4241, una estrecha pista de asfalto nos aúpa montaña arriba. Es un día festivo, primaveral y soleado, por lo que la zona está bastante transitada por urbanitas que, sin bajarse del coche, pretenden acercarse al santuario tanto como sea posible, por aquello de caminar menos y así guardar energías para acometer esa dura carrera de obstáculos que son sus respectivas vidas. La consecuencia es un agobiante tapón que gracias a la moto se hace más llevadero.

Unos kilómetros más allá, se acaba el asfalto en una mínima explanada en la que nacen unas escaleras de piedra. Aparcamos la moto, nos calzamos las chirucas y nos ponemos en marcha.


Cada paso que damos incrementa la calidad de las vistas. Afortunadamente, el sol es clemente y no nos pesan demasiado las chaquetas moteras.


Quince minutos más tarde llegamos arriba, nos recibe una pequeña capilla consagrada a Sant Pere Màrtir, y también la infraestructura de una especie de pequeño teleférico o tirolina, que comunica la cima con la explanada en la que hemos dejado la moto, que desde esta atalaya es una hormiguita de color azul. Cerca de allí, un cañón de la guerra carlista permanece anclado en el suelo a modo de monumento.



Más allá, el santuario nos recibe marcialmente, con paredes de piedra recia y pocas concesiones a la floritura arquitectónica. Pero después del paseo, llegar aquí ya es para nosotros una pequeña victoria personal.





El interior, pues eso, una iglesia, con su retablo y su virgen negra de cuya milagrosa aparición no quiero hablar porque he decidido pasar olímpicamente de todas esas leyendas que narran episodios tan espectaculares que ni el guionista más pasado de Hollywood ha podido igualar, y que al fin y al cabo sólo sirven para rellenar el anecdotario del lugar.


Tenemos la opción de no volver por el mismo camino, sino siguiendo un sendero que, a través de fantásticas “terrazas” al pantano, nos depositan de nuevo junto a la moto.








Sitios así son los que nos equilibran y nos reconcilian con el mundo. Además, hay terrazas para todos: quien esté dispuesto a pagar el precio de un trabajado paseo, no creo que salga defraudado…



Saludos y buena ruta!

4 comentarios:

  1. Hola!!
    Mira que he pasado veces por ahí y ni darme cuenta. Muy interesante tu entrada, habrá que visitarlo.
    Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, José! Pásate por allí cuando quieras, es una buena excusa para pasar la mañana... y para rodar por buenas carreteras que seguro ya te conoces de memoria ;-)
      Gracias a tí por el seguimiento, saludos y buena ruta!

      Eliminar
  2. Hola Manel!
    Un día tengo que hacerle una visita al Santuari de Lord. Conozco Solsona y Sant Llorenç de Morunys, así que no tengo perdón si un día no me dejo caer por este precioso paraje.
    Gracias por la sugerencia.
    Hola Manel!
    Un dia li haig de fer una visita al Santuari de Lord. Conec Solsona i Sant Llorenç de Morunys, així que no tinc perdó si un dia no em deixo caure per aquest preciós paratge.
    Gràcies per la suggerència.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. És una bona "excusa" per fer una patejada en família, ja explicaràs!
      Salut!

      Eliminar