martes, 14 de octubre de 2014

Escó

Si todavía tienes fresca en la mente la crónica de Tiermas, conocerás los efectos devastadores que tuvo la construcción del pantano de Yesa en la cuenca del norte de Aragón. Resumiendo brevemente, el mencionado pantano inundó un valle del norte de Zaragoza, forzando la despoblación de diversos pueblos. Escó fue uno de ellos.
 
Escó, antes del abandono

Situado en la llamada “canal de Berdún”, Escó contaba en 1.953 con 253 habitantes. En 1.968, fue prácticamente despoblado: el pantano respetó todas las casas, pero no las tierras de cultivo, fuente básica de subsistencia. Tan sólo quedaron cuatro habitantes: Félix Guallar y sus tres hijos, dedicados al pastoreo ovino. Félix murió en 2.010.
 
Últimos alumnos de la escuela de Escó, en 1.964.
El pueblo es visible desde la N-240, junto al pantano de Yesa.



Un camino en buen estado comunica el pueblo con la carretera, pero una cadena impide el paso de vehículos, así que toca dar un breve paseo.




La única casa habitada es la de los hermanos Guallar.






Subimos a la parte alta del pueblo, donde está la iglesia.








Saludos y buena ruta!


Todas las fotos de archivo provienen de la “Asociación pro reconstrucción de Escó” (www.deesco.org)

7 comentarios:

  1. Mira que no he pasado veces por ahí pensando que abria sido de ese despoblado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasó lo mismo... hasta que un día dije "hoy paro, diablos!!"
      Saludos y buena ruta!

      Eliminar
  2. Ostras!!!, como ClayR también he pasado por ahí alguna vez pero no darle ninguna importancia.
    Tremenda la historia y como disfruto con vosotros descubriendolas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el halago, José! Por cierto, te devuelvo la "cortesía": ya estás linkado a tu blog también desde esta página ;-)

      Eliminar
  3. Mi perdición, pasear por esos rincones aunque en el ambiente siempre hay una triste historia de abandono.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el "ying" y el "yang" de estos sitios: la emoción secreta del desubrimiento, mezclado con la pesadumbre por las historias que hay ahí enterradas...
      Saludos y buena ruta!

      Eliminar
  4. Yo hoy he pasado por ahi porque hace años una amiga fue y conoció a los ultimos habitantes. Hoy he estado hablando con uno de ellos casi una hora. se nota que hablan a menudo y que tenia ganas de palique! muy majo nos ha acompañado a ver el pueblo.

    ResponderEliminar