viernes, 16 de septiembre de 2016

Hoy salgo al cine: Vanishing Point



Punto límite: cero (“Vanishing Point”)
Año: 1971
Director: Richard C. Sarafian
Protagonistas principales:
-Barry Newman (Kowalski)
-Cleavon Little (Super Soul)


Sólo hacen falta cinco minutos para que “Vanishing Point” (me niego a llamarla con el tontorrón título que le pusieron aquí, punto límite: cero) nos muestre a su protagonista, y su enfrentamiento con el orden establecido en forma de eterna persecución por el sureste americano; corría el año 1.971, y el cine independiente norteamericano no tenía tapujos en contagiarse de la contracultura imperante.

El protagonista de la cinta es Kowalski, ex-policía, ex-veterano de Vietnam, ex-piloto y no sé cuantos “ex” más, que se gana la vida conduciendo coches nuevos de un extremo a otro de los States. Por razones que sólo él sabe, pero que el espectador puede teorizar, se autoimpone llevar un Dodge Challenger desde Denver hasta San Francisco en sólo quince horas. Evidentemente, la policía estará en desacuerdo con su media de velocidad, e intentará detenerle con todos los medios a su alcance.

Una vez planteado el argumento, el metraje de la película retrata a un Kowalski inadaptado, que a ritmo de polvo blanco esnifado y música rock (fue una de las primeras películas con este tipo de banda sonora), inicia un acelerado viaje en el que se topará con todo lo políticamente incorrecto de una sociedad blanca, anglosajona y protestante: hippies, drogas, gays, “freaks” religiosos, algunos nómadas moteros, y el único amigo que parece tener, un DJ afroamericano ciego que, ironías del destino, le guiará en sus pasos entre canción y canción hasta un desenlace, seco, inesperado y sin ningún tipo de moraleja.

Con todos esos ingredientes, no resulta ilógico que algunos ya la hayan elevado a película de culto, y el espejo en que Tarantino se reflejó para filmar su “Death Proof”. Lo que no hay duda es que la cinta aguanta el tipo, las persecuciones están bien conseguidas, y sobre todo es un fiel reflejo de los cambios en la hasta entonces inocente sociedad americana de los 70.

Existe un remake de esta película, estrenado en 1.997 y protagonizado por Viggo Mortensen y Jason Priestley, pero ya me han aconsejado que, si me gusta la original, no me moleste en ver ese sucedáneo.

1 comentario:

  1. Película sensacional la cual reviso de vez en cuando. Es raro que su prometedor director no realizara nada más interesante salvo Man in the Wilderness (El hombre de una tierra salvaje), curiosamente del mismo año (1971). Quizás no sonará este título, pero sí su remake: The Revenant (El renacido), laureado film donde Di Caprio alcanzó el Oscar al mejor actor en la pasada ceremonia de 2015. En la original el actor era Richard Harris.

    ResponderEliminar